Inicio / Blog / La Responsabilidad Social Corporativa como estrategia de marketing

28-11-2019

La Responsabilidad Social Corporativa como estrategia de marketing

Los consumidores son cada vez más conscientes de los problemas sociales y ambientales. Esto se traduce en que las empresas, grandes y pequeñas, son ahora más responsables que nunca de su impacto, en gran parte debido a la concienciación de la población, al alcance de internet y a la viralización de las redes sociales.

No es raro encontrar a consumidores que buscan, específicamente, empresas con políticas eco-friendly, cruelty-free o con proyectos de ende claramente socio-ambiental. Es por esto por lo que la Responsabilidad Social Corporativa ha empezado a situarse como uno de los pilares básicos de las actuaciones de muchas empresas. Se trata de algo que va más allá de la actividad comercial y de los beneficios que puede tener una empresa, y que tiene que ver con el impacto y el alcance que puede llegar a tener esa actividad en los entornos y en el medio ambiente.

La Responsabilidad Social Corporativa como estrategia de marketing

 

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa o RSC

Pero, ¿qué es la Responsabilidad Social Corporativa? La RSC es un tipo de estrategia de negocio en la que la prioridad no reside en el beneficio monetario o económico, sino que, por el contrario, se priorizan los aportes que las empresas realizan a su entorno en diversas materias. Es decir, se trata de la contribución voluntaria y de forma activa mediante financiación económica, donaciones o patrocinio que ejercen las organizaciones empresariales hacia proyectos u organizaciones humanitarias o de carácter medioambiental, para lograr contrarrestar así el impacto negativo que sus acciones tienen en el entorno y en el medio ambiente.

En otras palabras, podría decirse que la RSC es una manera de conducir y gestionar una organización hacia el exterior. Son todas aquellas decisiones que favorecen la interacción positiva de la empresa con el entorno en el que opera, el cual puede ser social, económico o medioambiental.

El nivel de responsabilidad social lo podemos ver en elementos como el desarrollo social que las acciones de esas empresas generan en el entorno, el respeto por los derechos laborales de sus empleados y las condiciones laborales en las estos ejercen su trabajo, el impacto ambiental de sus actividades comerciales o incluso el cumplimiento de las legislaciones vigentes en cada país o región en el que trabajen.

 

¿Cómo se mide la RSC?

El sistema de evaluación del trabajo de la organización en estas áreas es conocido como el triple resultado o triple cuenta de resultados. Este término expresa el trabajo de la organización en las mencionadas tres dimensiones o entornos:

  • Económico
  • Ambiental
  • Social

Las evidencias de este trabajo se manifiestan en los Informes de Sostenibilidad o Responsabilidad Social Corporativa.

Una organización con buenos Informes de Sustentabilidad o de RSC es aquella que maximiza su beneficio económico y ambiental, así como minimiza o elimina sus externalidades negativas.

 

¿Por qué es importante la RSC?

Además de los beneficios que estas acciones tienen para la sociedad, la Responsabilidad Social es importante para la empresa, ya que su imagen puede verse beneficiada notablemente ante la opinión pública, al mismo tiempo que logra incrementar el sentido de pertenencia y compromiso hacia la marca.

También es una forma de apertura a otros mercados, gracias al reconocimiento obtenido y al cumplimiento de los estándares internacionales. La RSC fortalece la imagen percibida por el usuario de la marca y hace que la empresa se identifique con la comunidad social en la que opera.

Aunque pueda parecer lo contrario, la responsabilidad social de las empresas no es una herramienta de marketing más, sino que se trata de un compromiso real de gestión social, con el que se consigue no sólo ser consecuentes y sostenibles con el medio ambiente y con el entorno de la empresa, sino además aumentar la notoriedad de marca y adquirir una ventaja competitiva frente al resto de empresas del sector y reforzar la imagen que los consumidores tienen sobre la empresa.

La RSC puede funcionar como medio de diferenciación con respecto al resto de las empresas y en este sentido, gracias a las actividades realizadas, incluso se puede conseguir una mayor competitividad, ya que cada vez hay una mayor parte de la sociedad que tiene en cuenta este tipo de acciones al preferir una empresa u otra.

La RSC otorga cercanía a las marcas y consigue reforzar de manera indirecta las estrategias de marketing.

Por otro lado, como estrategia de comunicación, la política de RSC de una organización no se puede entender como una acción aislada de los objetivos estratégicos de cualquier empresa, sino que está directamente relacionada con la intención de la organización de mejorar su imagen empresarial frente a su público objetivo y de conseguir incrementar su influencia sobre la toma de decisiones de compra de este público.

Análisis de la Responsabilidad Social Corporativa

 

Ventajas del uso de la RSC

La responsabilidad social es un elemento con el cual todos ganamos: las empresas en su papel de ejecutoras de proyectos, los terceros agentes que se relacionan de forma directa o indirecta con su cadena productiva, las comunidades y grupos sociales del entorno y, por supuesto, la sociedad en general. Veamos:

 

Beneficios de la RSC para las empresas

  • Las compañías con programas de RSC aumentan su prestigio y mejoran su imagen entre los consumidores, gracias al valor añadido de estas acciones.
  • Las empresas ganan estabilidad y se proyectan a largo plazo, llamando la atención, en algunos casos, de nuevos inversores. Esto se traduce en un aumento de su reputación y de su credibilidad.
  • Gracias a la responsabilidad social corporativa, se consigue acercar las políticas empresariales a la sociedad y ofrecer condiciones dignas a los trabajadores de las empresas y relaciones justas al resto de agentes que intervienen en su labor de producción.

 

Beneficios de la RSC para la sociedad

Las personas reciben la ayuda directa o indirecta de los proyectos y, por tanto, son quienes satisfacen sus necesidades o atienden sus carencias La mayoría de estos proyectos se orientan a objetivos como la reducción de la pobreza, la mejora del acceso a los servicios públicos, la atención primaria y la eliminación de la desigualdad, entre otros.

Gracias a la responsabilidad social corporativa, se consigue acercar las políticas empresariales a la sociedad y ofrecer condiciones dignas a los trabajadores de las empresas y relaciones justas al resto de agentes que intervienen en su labor de producción.

 

Beneficios de la RSC para el medio ambiente

Como comentábamos, las acciones de RSC de muchas empresas están enfocadas en minimizar el impacto que tienen sus acciones para el medio ambiente, estas acciones se llevan a cabo bien realizando proyectos sobre reforestación, cuidado de zonas verdes o bien llevando a cabo prácticas sostenibles más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Como conclusión, la gestión adecuada a la RSC implica que la organización siempre debe buscar un punto intermedio de equilibrio, entre sus objetivos económico-financieros y las expectativas que el entorno social ha depositado. Ese es el punto de equilibrio que todas las organizaciones deben perseguir con su política de RSC, el obtener el beneficio económico esperado, devolviendo a la sociedad una parte en acciones encaminadas a mejorar las condiciones sociales de los más desfavorecidos y mejorando las condiciones medioambientales de su entorno natural.

Por último, no hay que olvidar que las acciones ejercidas como parte de un plan de Responsabilidad Social Corporativa de una empresa suponen una visión de negocio a largo plazo, cuyos objetivos son aumentar la competitividad, reducir riesgos y mejorar la reputación de una organización, por lo que,  si los recursos empleados en el plan de RSC no son rentables, entonces no se debería estar hablando de responsabilidad social ya que el empleo de recursos en RSC siempre debe poseer un retorno a corto, medio y/o largo plazo de la inversión.