Inicio / Blog / Cómo construir un buen logotipo

17-02-2016

Cómo construir un buen logotipo

El logotipo de la empresa es el elemento que constituye la representación gráfica de la denominación corporativa o de la marca. A través del logotipo, la empresa consigue ser fácilmente identificada y reconocida.

En un mundo tan competitivo como el actual, la primera diferenciación entre empresas que ofrecen servicios similares es el nombre y el logo, los elementos más básicos de la imagen de marca. Un buen logo ayuda a ofrecer una imagen adecuada y a transmitir valores y conceptos de marca que puedan ser valorados por el cliente como seriedad, solvencia, modernidad o calidad, elementos clave para vender un producto.

Normalmente, ante la creación del logotipo, las empresas afrontan esta labor de manera poco profesional…

  • Se busca la inspiración por internet, motivo por el que tendemos a reproducir elementos ya creados por otros pero que nos gustan.
  • Se desarrollan con programas informáticos que están al alcance habitual de las empresas (Word, Powerpoint, Paint…) pero que no son los apropiados, por su escasez de recursos y su carácter no vectorial, necesario para evitar que el logotipo se pixele al ser impreso o ampliado.

Nuestro consejo: sois empresarios, no diseñadores gráficos. Diseñar un buen logotipo es una inversión que la empresa tiene que afrontar del modo más profesionalizado.

Características deseables en un buen logotipo:

  1. Original: debe ser creativo para resaltar sobre el resto de los competidores.
  2. Práctico: es la cualidad de poder ser impreso en varios soportes y varios tamaños. Deberá permitir la ampliación y reducción, y la representación en gris y blanco y negro, conservando su legibilidad y sin perder los detalles.
  3. Consistente: debe ser coherente con el resto de la imagen de la compañía. Tiene que comunicar exactamente lo que la empresa desea comunicar e ir de acuerdo a la filosofía de la misma.
  4. Adaptado a la audiencia: deberá adaptarse al público objetivo en cuanto a estética, contenidos, colores, etc. Cada perfil de consumidor requerirá un tratamiento especial y un contenido visual adaptado a sus preferencias de consumo.
  5. Profesional: un diseño gráfico profesional transmite una sensación de solidez y solvencia que se extiende a la empresa representada por el logotipo.
  6. Perdurable: que no pase de moda rápidamente. El diseño puede ser moderno sin ser demasiado fashion y evitar de este modo tener que rediseñarlo demasiado pronto.

Los colores utilizados en el logotipo y símbolos de la empresa y que caracterizarán todas las comunicaciones de la empresa. Se consideran un elemento clave para atraer la atención del público y hacer que un diseño sea memorable. En la elección del color hay que tener en cuenta:

  1. Los efectos que provocan en los diversos sectores del público.
  2. El estilo y personalidad de la empresa.
  3. La aplicación concreta del logo en distintas superficies y tamaños. Una adecuada selección de colores realzará el mensaje y cumplirá la función de diferenciarnos de la competencia.